El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.

– Pitágoras

Entradas relacionadas