El primer grado de locura es creerse cuerdo, y el segundo proclamarlo.

Entradas relacionadas