En la naturaleza no hay premios ni castigos, hay consecuencias.

– Robert G. Ingersoll, agnóstico

Visto en microsiervos

Share

Entradas relacionadas