Al abrir la ventana como cualquier otro día, un ejército de mariquitas ha entrado revoloteando. Y es que este año para «variar» han vuelto a soltar, supongo que los «ecologistas», miles y miles de mariquitas. Espero que al menos esta vez no suelten víboras.

Mi inquietud es sencilla, ¿qué sentido tiene soltar mariquitas en un habitat en el que durarán poco más que una semana? La respuesta es sencilla, como no existen mariquitas suficientes en zona para acabar con las plagas de pulgón y demás, las sueltan para guardar un equilibrio, eso es lo que te dirán, pero realmente las sueltan para evitar «perdidas» en las cosechas, lo que a raíz de ello se desencadene hablando pronto y mal se la soplan.
Si damos por buena la respuesta entonces aparecen nuevas preguntas.
¿Por qué no existen mariquitas suficientes?;
¿Quienes las matan?;
¿No es acaso el hombre el que las extermina con venenos de todo tipo para salvar sus cosechas?; ¿La contaminación las erradica?;

Decir que las mariquitas, aunque parezca mentira, muerden y si son muchas os podéis imaginar la gracia que hace y como colofón me gustaría agregar que hoy mismo una mujer ha tenido que ser hospitalizada ya que mientras estaba en las piscinas municipales una mariquita se le ha introducido en el oído.

Y para evitar confusiones de mariquitas, decir que hago referencia a la de la fotografía de la izquierda.

Entradas relacionadas